ESCALA PENTATÓNICA: LA MÚSICA DEL ESPIRITU

Traducción de Silvana Partucci – silpartucci@gmail.com

Existen decenas de escalas musicales, pero una que me llamó la atención fue la escala pentatônica. Ella es formada por la conjunción de 5 notas, existiendo varias escalas dentro de esta escala (que llamaré de “versiones”), siendo las más usadas DO, RE, MI, SOL y LA (llamada de “Pentatónica mayor”) y DO, MIb, FA, SOL y Sib (“Pentatónica menor”). La versión “pentatónica mayor” no posee notas disonantes (semitonos), y por eso puede ser cantada fácilmente.

Se cree que el origen de la escala pentatónica sea chino o mongol; ella se volvió la base de la música japonesa y oriental como un todo, pero también puede ser encontrada en la raíz de la música africana, celta, escocesa y hasta de los Incas e Indios norteamericanos. Por producir un sonido que evoca una mayor introspección esa es la escala preferida de los músicos de blues y jazz (en la versión “menor”). También es usada en canticos budistas y en la música Góspel (en la versión “mayor”), y por todo eso no es una exageración decir que es una “escala espiritual”. Las teclas negras del piano son un buen ejemplo de lo que es la escala pentatónica para el lego (pues engloba las versiones mayor, menor, pentatónica blues y pentatónica egipcia), pues esas notas tocan el corazón y el espíritu de tal forma que es posible reproducir todas las canciones del Góspel norteamericano
(denominadas Spirituals) apenas con ellas, como se ve en el siguiente video:

Aparte de eso, también da para tocar “Segura na mão de Deus” (Sostente de la mano de Dios) y otros clásicos:

La última melodía que conseguí sacar en las teclitas negras del IPhone fue 12 O’clock, mi preferida del compositor griego Vangelis, y una de las más bellas canciones que ya oí en la vida. La música de Vangelis trae en si un lamento de civilizaciones desaparecidas, canciones que parecen evocarnos memorias de un pasado muy distante, que permanecen en nuestra mente como un eco de un tiempo más simple. Sus melodías pueden ser cantadas murmurando, casi siempre en voces femeninas y nos transmiten una sensación de melancolía que perdura en el alma mucho después de haberlas escuchado. Sabiendo de la escala pentatónica y sus efectos, resolví tomar las canciones de Vangelis que más me emocionaban y pude constatar que ellas tienen en su tema principal exactamente esas escala de notas:

12 O’clock (do álbum Heaven and Hell):

Rachel’s Song (do filme Blade Runner):

Movement 9 (Do álbum Mythodea):

Monastery of La Rábida (Do filme 1492: Conquest of Paradise):

Fui más allá, y tomé la música de un juego de videogame que me emociona desde los años 80 y que me causa una sensación de elevación, como si estuviese contemplando música de esferas superiores: Strider.

Reproduje algunos temas del Strider en el piano y vi que SI, los mejores eran escalas pentatónicas. Entonces la próxima vez que te emociones con una canción, sabe que puedes estar ante una pequeña “manipulación emocional” por parte del compositor, que utilizó para eso la misteriosa escala pentatónica, que de alguna manera, parece estar “instalada por default” en nuestra mente como la escala sonora original de fábrica. ¿Por qué? Lo neuro científicos no lo explican, pero Bobby Mac Ferrin lo demuestra:

“En todos los lugares que voy las personas cantan las mismas notas!”

Documentário “How Music Works“, de Howard Goodall:

Fonte: STUM World

0 0 votes
Avaliação
Subscribe
Notify of
guest
1 Comentário
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
Veja todos os comentários

Posts Relacionados

Comece a digitar sua pesquisa acima e pressione Enter para pesquisar. Pressione ESC para cancelar.