SINTONÍA Y VIBRACIÓN

Traducción de Teresa – teresa_0001@hotmail.com

Todo en el universo opera a través de la vibración. Nuestro cuerpo está constituido de átomos, que están rodeados de electrones que giran a velocidades tan grandes que los científicos no consiguen saber DÓNDE está el electrón en determinado momento. Imagina billones de átomos rodeados de electrones dentro de tu cuerpo y tendrás una idea de sobre qué estoy hablando. Estamos en movimiento constante. Pero la vida reserva bastante más sorpresas, si profundizamos más en las pesquisas. El átomo hace mucho dejó de ser la menor partícula. No sé cuál es la secuencia correcta, pero sé que pararon cuando descubrieron el taquión. Éste tiene una propiedad interesante: existe y no existe. Ahora está aquí, ahora ya no está. Según algunos cálculos, se ha descubierto que esa partícula puede viajar en el tiempo. Estar en el futuro y en el pasado. O sea, es muy viajado. Lo interesante es que tienes que buscar bien en el fondo en la estructura de la materia para ir encontrando esas partículas, lo cual nos lleva a la siguiente conclusión: proporcionalmente hay más vacío dentro de ti que el que hay en la sala o cuarto en que te encuentras.

Volviendo al tema vibración, lo que nos distingue de una piedra es, grosso modo (y materialmente hablando), la vibración. La estructura de las piedras tiene un patrón vibratorio más bajo, por tanto, más denso. Una anécdota interesante para ilustrar este caso:

Una alumna de Einstein pasaba por el patio de la Universidad de Princeton y vio a su maestro parado frente a la fuente, agitando la mano rápidamente delante de sus ojos. Curiosa, se acercó a preguntar a Einstein qué estaba haciendo. Él indicó el chorro de agua que caía de la fuente, después le mandó hacer lo mismo que él. Al agitar la mano rápidamente por delante de los ojos, la persona “rompe” el efecto de permanencia de la vista, que es un “defecto” de los ojos, responsable por el movimiento fluido con que vemos las cosas (que nos hace imaginar el movimiento perfecto en una secuencia de tan solo 24 escenas por segundo). El resultado fue que ella lograba distinguir las gotas de agua cayendo, a cámara lenta, en vez del chorro constante.

¿A dónde quiero llegar con esto? Vibración. Nosotros vivimos en una grande y necia ilusión sensorial, que los hindúes llamaron Maya. Todo cuanto somos, todo lo que tenemos, no es más que un agregado de materia en estado bruto, réplicas mal hechas de una realidad cada vez más sutil. Sócrates también llegó a esa conclusión con su mundo de las ideas, en el cual existe la ‘idea caballo’ antes incluso de que exista el caballo en su copia grosera. Sabiamente, los hindúes dicen que el velo de Maya es como una telaraña: oculta, pero también muestra. Si se sabe cómo mirar, claro. Si cambias el enfoque para lo que hay DETRÁS de la telaraña, percibirás los detalles del mundo real

Para ello, tienes que elevar tu vibración. ¿Cómo se consigue esto? Una vez más consultaremos las enseñanzas budistas: Es preciso recorrer el camino de en medio. Evitar los extremos de la vida, el placer desmedido o el sufrimiento inútil. Buda lo dividió en ocho ramas: Visión correcta, pensamiento correcto, palabra correcta, acción correcta, vida correcta, esfuerzo correcto, intención correcta y meditación correcta. En fin, ser correcto. Pero ¿quién habrá de juzgarnos en nuestras acciones? El peor de todos los Jueces: Nuestro pensamiento. Todos nosotros tenemos una partícula Divina que se manifiesta indicando el camino correcto, pero SOLO cuando realmente lo solicitamos.

Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad, y se os abrirá

(Mateo 7:7)

Es el tal ‘Pepito Grillo’, que queda atormentándote el sentido, cuando haces algo que no debías. Préstale total atención y él se manifestará cada vez más. Todos nosotros tenemos un guía espiritual, un amigo, que nos ayuda en esta jornada. Él no se mete en tu vida, a menos que se lo pidas. Y si intentas servirte de él para algo ilícito, ¡olvídalo! Es bastante ético. Piensa en él como en un caballero Jedi. No es cualquiera quien puede ser guía, no. Solo no confundas a tu guía con obsesores. Si tu mente te manda hacer algo moralmente inaceptable para ti, ignórala (o ignórate).

Si deseas una segunda opinión en cuanto al camino correcto, podemos ir al Cristianismo, que nos dice lo mismo, de manera aún más sencilla:

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu entendimiento. Este es el primero y el mayor de los mandamientos. Y el segundo, semejante a este, es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas

(Mateo 22)

Sugiero que leáis el Sermón de la Montaña (Mateo 5:1 y siguientes) como si leyeseis el consejo de un padre. Mahatma Gandhi, que por diversas veces evitó ver su doctrina alineada con el Cristianismo, dijo cierta vez: “Si ocurriere una catástrofe que aniquile toda la sabiduría del mundo, ya sea escrita u oral, pero ha quedado solamente el Sermón de la Montaña, NADA se habrá perdido”.

Una vez que estés vibrando en un patrón más alto, muchos cambios se producirán en tu vida. Todos nosotros estamos inmersos en energía. Y esta energía existe en varios tipos, modulable a través de la vibración. Tú estás inmerso en un determinado patrón compatible con tu propia vibración, comandada por tu mente. Por afinidad, vas en busca de personas ‘iguales’ a ti, no en su apariencia, sino en el pensamiento (dime con quién andas y te diré quién eres) y es muy difícil dar un salto de vibración, pues estás ligado a esas personas como por magnetismo (es el mismo principio de la cohesión de los átomos). Si te marchas, vas a dejar un ‘agujero’ en la malla de aquella pandilla (algunos la llaman egrégora) y obviamente ellos, inconscientemente, ofrecerán resistencia. Por eso es que, desgraciadamente, la persona cambia de pandilla, de vida, de amigos, al cambiar su forma de pensar. Pero algunas veces se produce el proceso inverso: Tú acabas arrastrando a algunos de tus amigos más cercanos, involuntariamente, a ese nuevo patrón vibratorio. Ello porque tus ACCIONES van a reflejarse en su mente, y ellos pasarán a cuestionarse, y, con la ayuda de sus ‘pepitos grillos’, van a repensar los valores de la vida, lo quieran o no. Fíjate en que he subrayado acciones, pues la acción lo es todo (el pensamiento también es acción, pues pone energía en movimiento). De nada sirve ponernos a teorizar recitando mantras para elevar la vibración del cuerpo, y después andar pensando y haciendo burradas por ahí.

Malha do tempo
Tú y tus amigos/familiares, etc., unidos en la misma malla de pensamiento. Los de amarillo son los más cercanos a ti.
Malha do tempo curva

En una subida de frecuencia, la tendencia es a que tú deformes la malla hacia arriba. Nota cómo no la deformas uniformemente, pues cada persona que conoces va a tener mayor o menor afinidad con ese nuevo patrón energético. Ellas subirán sin darse cuenta, a través de tu ejemplo. Otras muchas quedarán abajo, por incompatibilidad. Esto ocurre también en el universo. Si tú bajas, muchos pueden acompañarte. Por tanto, cuidado con tus acciones, y mucho más cuidado con tus amistades.

Por eso esta frase de Jesús es muy poco comprendida:

Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por amor de mi nombre, recibirá el ciento por uno, y heredará la vida eterna

(Mateo 19:29)

Si queréis alcanzar el nivel de Jesús, es obvio que tendréis que renunciar al patrón mundano de vibración en el cual nos encontramos, y esto incluye, desgraciadamente, a nuestros parientes y amigos. PERO eso no significa que debamos dejarlos a su suerte. Enséñales el camino, muestra que el camino funciona a través de SUS acciones y ellos te seguirán, si están preparados. Pero no te quedes estancado a causa de ellos. Adelanto que es un camino arduo y demorado. La persona pasa por loca, eventualmente pierde a las personas que más ama, nota más claramente cuán distante está del nivel de Jesús y por eso se siente frustrado. Pero al menos sabe lo que habrá al final del camino. Buda, Jesús, Gandhi, Madre Teresa y Chico Xavier estuvieron en la Tierra para mostrar el modelo de perfección, y todos ellos fueron muy maltratados por la vida. Otro aviso más de que la cosa aquí en la Tierra no es fácil.

Es por espinos y no por fantásticos caminos como los hombres llegarán a los pies de Dios

(Hermano Bernardo)

Así es como funciona la evolución del mundo. Lenta y gradualmente, con el esfuerzo de todos nosotros. Cree en ti. La Biblia y el Budismo también concuerdan en un punto:

Tienes todo el potencial del mundo. ¡En verdad, sois Dioses!

Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos vosotros, hijos del Altísimo

(Salmo 82:6)

¡Maravilla de las maravillas! Esencialmente todos los seres vivos son Budas (iluminados, despiertos), dotados de sabiduría y virtud, pero como la mente humana se ha invertido a través del pensamiento ilusorio, no consiguen percibirlo.

Buda, en el momento de la Iluminación

Como diría Sakura: “¡Libértateeeeeeeeeee!!!!!”

Antes de que comentéis: No, yo no soy un pseudo-maestro, ni un casi-Jesús, un iluminado (a pesar del nombre). Tan solo he sido hombre lo suficiente para dar el primer paso en dirección a ellos. Y todo lo que he cosechado aquí en la Tierra fue incomprensión, ingratitud y envidia. Es obvio, pues, que la Tierra no es un parque de diversiones. No estoy aquí para ser cubierto de glorias, nada aquí me interesa. Me gustaría MUCHO que mis parientes y amigos pudiesen acompañarme, pues lo que más me duele es ver a las personas hundirse a ojos vistos y no poder ayudar, por ser falible y correr el riesgo de hundirme con ellos, como casi sucedió. Transmitir lo que sé es mi manera de ayudar, por el momento.

Fonte: STUM World

0 0 votes
Avaliação
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentários
Inline Feedbacks
Veja todos os comentários

Posts Relacionados

Comece a digitar sua pesquisa acima e pressione Enter para pesquisar. Pressione ESC para cancelar.