¿ERES CATÓLICO?

Traducción de Teresa – teresa_0001@hotmail.com

El periódico británico The Times escribió que “una encuesta reciente en el Brasil ha revelado que el 86% de la población apoya el uso del preservativo y más de la mitad está en desacuerdo con la postura de la Iglesia acerca del aborto”. Caramba, y yo que imaginaba que, en una encuesta también reciente, el 64% de los brasileños se declaraban Católicos.

Me parece que se está produciendo, en la cabeza del brasileño, una confusión acerca de los que sea “Católico”. Veamos:

La Iglesia Católica tiene ese nombre porque todos sus adeptos están en comunión con el Papa. Según su doctrina tradicional, el Papa, Obispo de Roma y Sucesor de San Pedro, es el perpetuo y visible principio y fundamento de la unidad de la Iglesia Universal. Es el vicario de Cristo, cabeza del colegio de los Obispos y pastor de toda la Iglesia, sobre la cual, por institución divina, tiene poder, pleno, supremo, inmediato y universal.

Wikipedia (2007)

O sea, el Papa es el gran conductor de la barca de San Pedro, es el líder, el guía, el Führer (En la lengua materna de nuestro Papa). Es decir, ¿desde cuando un Católico que mal pisa la Iglesia puede cuestionar la autoridad del Füh, digo, Papa? Ah, que nostalgia del tiempo en que, o tú te sometías a la autoridad Papal o veías tus bienes expropiados y eras expulsado del país (eso cuando había suerte) o, más frecuentemente, ejecutado. Hoy día la persona puede elegir ser o no ser Católico. ¡Y, aunque la hayan elegido, adaptan los dogmas a su antojo! A fin de cuentas, ¡¿esas personas quieren ver la Luz o no?! ¡El Papa se mata a trabajar, dando discursos, viajando, procurando orientar a las personas de SU REBAÑO VOLUNTARIO y ellas se empecinan en querer pensar por su cuenta! Me parece que sólo la vuelta a las hogueras y a la tortura en las mazmorras pueda dar algún resultado aquí en el Brasil…

papa palpatine
Cualquier parecido con personajes de ficción es pura coincidencia

El Papa debe estar muy decepcionado con Lula. Porque, primero nuestro presidente lo recibe con un discurso meloso: “Nuestro país le recibe de brazos abiertos, santo padre, porque mucho espera de su liderato espiritual y moral, imprescindible para que la humanidad enfrente y supere sus enormes desafíos en el amanecer de este nuevo milenio”. Y, cuando el Papa pone de manifiesto su plan de acción (enseñanza católica en las escuelas, contra el aborto en todos los casos, contra el preservativo) Lula da marcha atrás y dice que va a mantener el Estado Laico, porque, como ciudadano, está en contra del aborto, pero como presidente, no puede interferir. En realidad, el Papa (o el Arzobispo de Río de Janeiro, Dom Eusebio Scheid) estaría encantado personalmente de excomulgar al “sapo barbudo”, pero eso quedaría muy mal políticamente y en la prensa, especialmente durante el papado del antiguo guardián de la “Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano”, el nuevo nombre del tribunal de la “Santa” Inquisición.

Nuestro Papa es un combatiente feroz de la “dictadura del relativismo“, la idea de que las personas son completamente libres para moldear su comportamiento de la manera que quieran y que lo que está bien o está mal es de concepción solamente personal. Si la persona se dice católica, ¡trate de rezar por la cartilla católica, caramba! Tanto que el Papa ha manifestado apoyo a los obispos mejicanos que han anunciado la excomunión de los políticos pro-abortistas y afirmó: “Nada de comunión para los políticos que aprueban el aborto”, todavía en el avión en que venía para el Brasil. El portavoz trató de poner paños calientes en la declaración y después el Papa le quitó hierro, con algo así como: “No vamos a ir por ahí excomulgando personas, pero espero que ellas se marchen por sí mismas.” Más claro que esto, imposible.

Habló también de la “herida del divorcio y de las uniones libres”. Pidió a los fieles que permanezcan atentos a los efectos de esos “procesos legislativos”, en clara referencia a los países en que los parlamentos se inclinan a favor de liberar el aborto y las uniones entre personas del mismo sexo.

En resumen:

Si practicas sexo antes del matrimonio, no sigues el catolicismo.
Si eres homosexual, no sigues el catolicismo.
Si estás casado por segunda vez (o más), no sigues el catolicismo.
Si usas preservativo, u otros métodos anticonceptivos, incluso dentro del matrimonio, no sigues el catolicismo.
Si estás a favor del aborto en casos de embarazo de riesgo, no sigues el catolicismo.
Si estás a favor de investigaciones con células-madre embrionarias, no sigues el catolicismo.

¿Qué tipo de católico eres tú?

Antes de que te desesperes y cometas suicidio (el suicidio está condenado por el catolicismo, pero eso te da lo mismo, ¿verdad?) recuerda que nuestro Papa ha dicho igualmente que los cristianos no-católicos también pertenecen, aunque de modo imperfecto, al Cuerpo Místico, visto que se han convertido en parte inseparable de Él mediante el Bautismo. ¿Has visto? ¡No todo está perdido!

Fonte: STUM World

0 0 votes
Avaliação
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentários
Inline Feedbacks
Veja todos os comentários

Posts Relacionados

Comece a digitar sua pesquisa acima e pressione Enter para pesquisar. Pressione ESC para cancelar.