EXPERIENCIA DE CASI-MUERTE

Traducción de Teresa – teresa_0001@hotmail.com

“En una parada cardíaca, controlando el cerebro por monitor, se verá que la actividad de éste cesa en unos 8 segundos, y se desactiva. La neurociencia nos muestra que no hay experiencia sin función cerebral. Entonces, cuando el cerebro para, toda experiencia cesa. Si por algún motivo no cesase, podemos afirmar que la mente y el cerebro no son una misma cosa.”

Dr. Peter Ferwick; neurólogo y neuropsiquiatra

El texto de este artículo fue transcrito a partir de un documental del Discovery Channel:

El Dr. Michael Sabom, cardiólogo de Atlanta, Georgia, afirma que, “si fuese posible hacer una experiencia de laboratorio en que se pudiese llevar a alguien hasta el umbral de la muerte, o hasta incluso a la muerte, traer a esa persona de vuelta y preguntarle qué recuerda, el caso de Pam Reynolds sería lo más cercano a esa experiencia”. Pam Reynolds tenía un gran aneurisma cerebral, en la base del cráneo. El primer neurólogo no le dio esperanzas. En cambio el Dr. Robert Spetzler, neurocirujano, contrariando los pronósticos, se decidió a hacerse cargo del caso.

Él describe la operación quirúrgica como muy delicada, pues:

1) La temperatura corporal del paciente sería reducida, permaneciendo entre los 10 y los 15ºC.
2) El corazón y la respiración se pararían.
3) La función cerebral cesaría (en unos 8 segundos tras la parada cardíaca), y toda la sangre sería retirada de la cabeza.

La paciente tenía que estar clínicamente muerta durante toda la operación, sin cualquier actividad neural o metabólica, inclusive. Antes de ese “trauma”, el paciente es anestesiado, sus ojos son cubiertos, se colocan dispositivos en sus oídos para controlar el cerebro por monitor. Se cubre al paciente completamente, excepto el cráneo, área de la intervención.

Hoy la Sra. Reynolds afirma acordarse de la preparación antes de entrar en quirófano. Su siguiente recordación es un sonido gutural, como una broca (sala de dentista) y sentir hormiguear la coronilla. Hay aquí los acostumbrados relatos de “efectos especiales”, como luces, sensación de levedad, paz, etc.

La cosa se pone interesante cuando ella describe los instrumentos, muy poco comunes y específicos, usados por el equipo quirúrgico en su operación. Ella supuso que abrirían su cráneo con “una sierra”, pero describe, espantada, que emplearon algo similar a una barrena, describiendo asimismo las brocas y caja de herramientas donde estaban guardadas. La pesquisa vendría a confirmar que se trataba de una mini-sierra circular (según el relato oficial de la operación quirúrgica), de estética similar a una barrena. Relata además que una de las médicas dijo que sus arterias (las de la paciente) eran muy pequeñas. “Parecía que ellos trabajaban muy abajo (ingle). Recuerdo haber pensado: ¿qué están haciendo? Es una operación en el cerebro. Ellos iban a retirar la sangre de las arterias femorales. No comprendí eso.” También relata la conversación entre los cirujanos que iban a conectarla a la máquina “corazón-pulmón”, entre otras, con precisión.

El Dr. Michael confrontó el relato de la Sra. Reynolds con el informe oficial de la operación, correspondiendo perfectamente con lo que sucedió en la realidad. Detalle: había instrumentos que incluso el Dr. Michael desconocía, por ser demasiado específicos, descritos por la paciente. Un instrumento, que ella describió como un “cepillo eléctrico”, a él le pareció ridículo. Pidió una foto para ver el instrumento y, asombrado, percibió que parecía de veras un cepillo eléctrico (el médico, Dr. Michael, no lo conocía, dada la naturaleza nada común del objeto).

El Dr. Spetzler no cree posible que ella haya visto los instrumentos quirúrgicos en el quirófano: “La broca, por ejemplo, estaba guardada. Estaba todo cubierto dentro de los embalajes. Sólo abrimos los embalajes cuando el paciente ya está dormido, para mantener el ambiente estéril”. Sobre lo que fue oído, él afirma: “En ese estado de la operación nadie puede ver ni oír cosa alguna. Y me parece inconcebible que ella haya oído. Aparte de eso, había dispositivos en sus oídos. Sería imposible para ella oír”. Él concluyó asimismo: “No tengo explicación para lo que ocurrió. No sé cómo ocurrió, considerando el estado fisiológico de ella. No obstante, he visto ya tantas cosas que no puedo explicar, que no soy arrogante hasta el punto de decir que no puede haber ocurrido.”

Otro caso, relatado por el documental One Step Beyond, también del Discovery Channel (cuyo fragmento puede ser visto aquí, en inglés), envuelve a una mujer ciega (Vicky Noratuck) que se ha visto, por primera vez, en una mesa de operaciones… donde ella estuvo clínicamente muerta (y ella estaba flotando en el techo y se reconoció por el anillo de matrimonio).

Fuente: STUM World

0 0 votes
Avaliação
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentários
Inline Feedbacks
Veja todos os comentários

Posts Relacionados

Comece a digitar sua pesquisa acima e pressione Enter para pesquisar. Pressione ESC para cancelar.