UMBANDA (español)

Traducción de Teresa – teresa_0001@hotmail.com

En la batalla que se procesa en el mundo invisible, ellos son los “soldados del frente”. Son ellos los que están más cerca de nosotros en lo que a vibración se refiere, y los que pueden ser vistos más fácilmente. Son ellos los que dan un refuerzo energético a nuestra aura, nos limpian del “mal de ojo” y ponen a los obsesores en fuga. Prestan auxilio de la forma que pueden, a veces de la única manera que saben hacer (empleando cigarros, bebida, símbolos o fuego) pero con mucho más desprendimiento y buena voluntad que muchos terapeutas por ahí. Incluso los espíritus más elevados necesitan de los humildes servidores de la Umbanda para trabajar con las energías más densas, pues debido a la alta frecuencia en que están los seres más esclarecidos, no pueden actuar directamente en la materia más densa (que para nosotros aún es invisible, como las energías liberadas por trabajos de macumba, miasmas mentales, etc.) Como retribución, los espíritus de luz enseñan y orientan a los hermanos más endurecidos para que asciendan y asuman puestos de trabajo en planos más elevados, SI es que lo desean (dando la oportunidad a otro más necesitado de trabajar en las franjas inferiores).

Aprendí que la Umbanda está dividida en 7 vertientes, y que solo una de ellas (la Kimbanda) emplea sangre. Y que el Exú es la “tropa de choque” del ‘terreiro’, que cuida de la seguridad de los participantes. Muchos son todavía espíritus recién salidos del mundo animal, tanto que muchos no hablan, y por ello tienen una fuerte energía anímica que la mayoría de los médiums mal consigue controlar. Por no tener aún discernimiento, pueden acabar siendo groseros e incluso haciendo el mal, si son inducidos a eso, pero en esencia no son ruines. Los Exú que trabajan en la Kimbanda son llamados Exú de Quimbas (o Kimbas), que son los tales que dicen ser el diablo y hacer el mal.

Pero ¿para qué sirve la Umbanda en la espiritualidad? De forma simplista, voy a intentar responder, aun sin conocer mucho de la Umbanda: Siempre existirán espíritus de personas que no quieren ascender de inmediato (y quizá ni siquiera puedan). Permanecen rondando por los bares, por las calles, vampirizando, acosando, tomando una pinga… Entonces, el espíritu acaba descubriendo un ‘terreiro’ de Umbanda. Es interesante para su nivel evolutivo, pues puede ganar botellas de bebida en los ‘despachos’ de encrucijada (sin tener que mendigarla en bares), gallina (le extraen la esencia, como si la comiesen) y vela (no sé por qué, pero a muchos espíritus LES ENCANTA una vela encendida… ¿hay alguien que lo sepa?). Sin embargo, él no puede llegar e incorporarse de buenas a primeras (al fin y al cabo hay toda una directiva por el “lado de allá”, con guardias en la puerta – los Exú – y jerarquía. Entonces, él pide a los dueños del ‘terreiro’ permiso para trabajar allí, generalmente empieza como chico de los recados, haciendo servicios sencillos, y después va adquiriendo experiencia con los espíritus que allí trabajan desde hace más tiempo. Dependiendo del tipo de entidad que preside los trabajos de los ‘terreiros’ de aquella Umbanda, puede aprender tanto trabajos buenos como malos. Aunque sea malo, eso ya es una evolución para el espíritu, que ya no permanecerá vagabundeando por la calle. Y no se detiene ahí. Con la continuidad del aprendizaje y de las experiencias por las cuales pasa en ese trabajo, el espíritu irá desarrollando el altruismo, que es el ayudar por ayudar, sin recompensas. Pasa a AMAR lo que hace, y todo lo que se hace con amor cambia a la persona. Un buen día se critica si lo que hace está bien. Él se va dando cuenta de que no necesita ‘despachos’ ni ofrendas para ser útil, y en esto su cuerpo espiritual va evolucionando juntamente con su mente, hasta el punto de que ya no necesita materia densificada para satisfacer sus deseos (aprende a alimentarse de luz, de las plantas, de la energía que donan espontáneamente las personas agradecidas…) Acaba aproximándose a los espíritus de jerarquía superior que dirigen los trabajos de la Umbanda, y es recolocado para otras funciones. Ingresa en una escuela donde aprende otras formas de magia, esta vez empleando luz, elementos renovables de la naturaleza – como agua y plantas – y acaba convirtiéndose en un espíritu de luz, pudiendo incluso, si lo desea, dirigir otros ‘terreiros’ de Umbanda y dar a otros espíritus que han estado perdidos y errantes en la “vida tras la vida” la misma oportunidad que él ha tenido un día.

Fonte: STUM World

0 0 vote
Avaliação
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentários
Inline Feedbacks
Veja todos os comentários

Posts Relacionados

Comece a digitar sua pesquisa acima e pressione Enter para pesquisar. Pressione ESC para cancelar.