LA NO VIOLENCIA EN LA FORMA DE CRIAR A LOS HIJOS

Traducción de Teresa – teresa_0001@hotmail.com

El Dr. Arun Gandhi, nieto de Mahatma Gandhi y fundador del MK Institute, contó el siguiente relato sobre la vida sin violencia, en forma de la habilidad de sus padres, en una charla proferida en junio de 2002, en la Universidad de Puerto Rico.

Gandhi sendo guiado por seu neto, Kanu

Yo tenía 16 años y vivía con mis padres en la institución que había fundado mi abuelo, situada a 18 millas de la ciudad de Durban, África del Sur.
Vivíamos en el interior, en medio de los cañaverales, y no teníamos vecinos; por eso mis hermanas y yo siempre nos entusiasmábamos con la posibilidad de ir hasta la ciudad para visitar a los amigos o ir al cine.

Cierto día mi padre me pidió que lo llevase a la ciudad, donde participaría en una conferencia durante todo el día. Me puse radiante con esta oportunidad. Como íbamos a la ciudad, mi madre me dio una lista de cosas que necesitaba del supermercado y, como pasaríamos todo el día, mi padre me pidió que atendiese a algunos asuntos pendientes, como llevar el coche al taller. Cuando me despedí de mi padre, él me dijo:
– Nos vemos aquí a las cinco, y volvemos a casa juntos.

Después de cumplir todas las tareas, me fui al cine más cercano. Me distraje tanto con la película (una película doble de John Wayne) que olvidé la hora. Cuando me di cuenta eran las cinco y medida. Corrí al taller, recogí el coche y me apresuré a buscar a mi padre.

Eran casi las seis. Él me preguntó ansioso:
– ¿Por qué llegas tan tarde?
Yo me sentía mal por lo ocurrido, y no tuve valor para decirle que había estado mirando una película de John Wayne. Entonces le dije que el coche no estaba listo y había tenido que esperar. Lo que yo no sabía era que él ya había telefoneado al taller. Al notar que yo estaba mintiendo, me dijo:
– Algo no está bien en el modo en como te he criado, porque tú no has tenido el coraje de decirme la verdad. Voy a reflexionar sobre qué es lo que he hecho mal contigo. Caminaré las 18 millas hasta nuestra casa para pensar sobre ello.

Así, vestido con sus mejores ropas y calzado con zapatos elegantes, empezó a marchar para casa por el camino de tierra sin iluminación.
No pude dejarlo solo… Fui conduciendo durante 5 horas y media detrás de él… Viendo a mi padre sufrir a causa de una mentira estúpida que yo había dicho.
Decidí allí mismo que nunca más mentiría.

Muchas veces me acuerdo de este episodio y pienso: “Si él me hubiese castigado de la manera como nosotros castigamos a nuestros hijos, ¿hubiera yo aprendido la lección?” No, no lo creo. Habría sufrido el castigo y seguiría haciendo lo mismo. Pero esta acción no violenta fue tan fuerte que me ha quedado impresa en la memoria como si hubiese ocurrido ayer.

Este es el poder de la vida sin violencia.

Arun Gandhi

Fuente: STUM World

0 0 votes
Avaliação
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentários
Inline Feedbacks
Veja todos os comentários

Posts Relacionados

Comece a digitar sua pesquisa acima e pressione Enter para pesquisar. Pressione ESC para cancelar.